Intercambio de casas, ¡un verdadero beneficio para los niños!

¿Qué pasaría si los intercambios de casas trajeran beneficios para jóvenes y adultos por igual?

¿Por qué unirse a PLU? ¿Por qué hacer permutas de casas? Sobre todo por la felicidad de nuestros hijos, es mi (demasiado largo) punto de vista...
El verano pasado, tuvimos nuestro intercambio familiar número 60. Somos fans de esta fórmula navideña.
En mi opinión, tiene muchas ventajas para los niños. Nuestro primer intercambio estuvo motivado por el ahorro que representaba tal fórmula. Nos atrajeron los países escandinavos y viajar en 4, estaban fuera del presupuesto. Pero desde los primeros contactos con nuestros “socios de intercambio”, nos dimos cuenta de que las ganancias no solo serían económicas sino que aportaríamos verdaderos valores educativos a nuestros hijos.
Durante estos intercambios (Países Bajos, Finlandia, Noruega, Dinamarca, Suecia, Irlanda, Islandia, España, Italia, EE. UU., Islas Feroe pero también Francia) nuestros niños se abrieron a otras culturas, a otros pueblos. Mi hijo era un niño tímido, que no se atrevía fácilmente a entrar en contacto con los demás. Durante nuestro intercambio en Noruega, se hizo amigo de un pequeño vecino, sin hablar una sola palabra en común. Es abierto y le gusta hacer contacto con los lugareños. Ahora cada año, nada más llegar, busca jóvenes de los alrededores.
Gracias a esta fórmula, no solo somos turistas, sino “nativos” de pasaje, si se me permite decirlo. Los niños aprendieron a vivir como islandeses, noruegos... y estas experiencias son verdaderas riquezas, y verdaderas aperturas al mundo. Aprenden a no juzgar ni temer a las culturas que no conocen, y en el transcurso de las discusiones incluso sienten curiosidad por vivir sus experiencias al máximo.
Mi hija no es sencilla en cuanto a la comida, pero en el exterior está lista para experimentar. Sin embargo, probó la especialidad islandesa por su propia cuenta: ¡un tiburón faisán durante varios meses en el suelo...!
Obviamente, hay una ventaja lingüística. En Francia, tenemos un verdadero retraso en la práctica de lenguas extranjeras, en particular del inglés. Los intercambios de casas nos hacen independientes; no somos parte de un grupo, no estamos en una gira. Somos autónomos y, por lo tanto, los niños a menudo se enfrentan a la necesidad de hablar en inglés. El aprendizaje de una lengua extranjera como medio de comunicación con los demás se concreta y adquiere realmente su significado.
Mis hijos también han aprendido a compartir el espacio de su dormitorio con un desconocido, a prestarle sus juguetes. Al principio no era obvio, era necesario discutirlo. Antes de cada intercambio, mis hijos meten en una caja los juguetes que no quieren prestar. Con el paso de los años el volumen de la caja registradora disminuye. Los niños rápidamente apreciaron encontrar habitaciones llenas de juguetes y juegos cuando llegaron.
Nos gusta ir en familia, pero también nos gusta que cada uno tenga su espacio y el intercambio de casa, a diferencia del hotel, permite intercambiar eligiendo alojamientos con suficientes habitaciones para que niños y padres tengan su privacidad. ¡Muy apreciable!
Tratamos de planificar nuestros intercambios con varios meses de anticipación, para poder comunicarnos con nuestros trueques extranjeros. Recuerdo algunos intercambios de skype durante los cuales los niños se conocen y se presentan a sus respectivos juegos, sus mascotas. Estos momentos hacen que el intercambio sea más concreto. Cuando llega el momento, no es un extraño el que invade su habitación, sino una niña a la que conocemos un poco. Uno de los mejores recuerdos fue conocer a nuestros noruegos. Les habíamos dado la bienvenida el día antes de nuestra partida y habíamos pasado una velada juntos. Siempre me sorprende la espontaneidad y la sencillez con que los niños se comunican y juegan juntos en un tiempo récord. Al final de esta velada, mi hija ya no tenía miedo de permitir el acceso a su espacio.
Durante los intercambios, también enseñamos a nuestros hijos a respetar los materiales de las personas con las que convivimos. Deben comportarse como quieren que se comporte la otra familia.
Finalmente, esta fórmula ayuda a los niños a tomar conciencia de las diferencias en el nivel de vida y los saca un poco de su capullo de francés privilegiado.
En resumen, por todas estas razones, por todos estos hermosos recuerdos que tenemos en mente, estamos listos para una nueva década de intercambios.
Juana
Premium

Joan et Nicolas

Nous sommes tous deux enseignants et avons 47 ans. Nous sommes parents de deux enfants : un garçon de 19 ans (Valentin) et une fille de 16 ans (Noéline). Nous voyageons à 4 mais de plus en plus à 3 voire juste mon mari et moi. Nous avons déjà participé à plus de 66 échanges (sur un autre site), au cours des 15 dernières années. Ces échanges, à l'étranger et en France, ont été de belles expériences pour toute la famille, l'occasion de jolies rencontres et le point de départ de belles amitiés. Nous adorons ce type de vacances. Depuis décembre 2020 nous avons une jeune minette qui restera à la maison et fera donc partie de l'échange. Elle est discrète, un peu timide mais très gentille, elle devra être nourrie et un peu câlinée ;-) Même si nous préférons les échanges réciproques, nous acceptons aussi les échanges d'hospitalité. Nous étudions toutes les demandes et répondons à chaque message. Nicolas enseignant (47) Joan enseignante (47) Valentin (19) Noéline (16)
Miembro desde December 2021
Grupo de viaje
100% Tasa de respuesta

100% Respuesta

LGBTQ + amigable

LGBTQ + amigable

;